¿Cuál es mi toalla ideal?

¿Cuál es mi toalla ideal?

Saba te informa.

Las toallas sanitarias se remontan en la primera Guerra Mundial (1914-1919) cuando investigadores médicos inventaron un algodón extra absorbente para atender a los soldados heridos, las enfermeras que trabajaban en hospitales militares empezaron a usar dicha fibra durante su periodo resultando mejor que todo lo que habían utilizado antes.

En la actualidad se encuentran en el mercado distintos productos para protección femenina cuyas características se basan en los medios de absorción utilizados como los tampones y las toallas sanitarias.

Las toallas sanitarias se presentan en distinto espesor, longitud y anchura. La variedad de marcas que los fabricantes proporcionan una amplia gama de modelos elaborados con diversos diseños y materiales a efecto de cubrir diferentes necesidades en cuanto a protección y comodidad.

Es posible que hoy podamos encontrar productos con malla seca o cubierta suave; para flujo menstrual leve, moderado o abundante; con esencias e ingredientes naturales; con alas o sin ellas, así como para ropa interior tradicional o tanga.

¿Qué debemos saber para elegir una toalla?

 

  • Que tenga rapidez de absorción, pues ante la descarga de flujo menstrual tiene que responder prontamente para evitar escurrimientos.
  • Que nos ofrezca una buena capacidad para mantener seca la superficie de la toalla, reteniendo la cantidad de flujo que permanece dentro de la toalla sin regresar a la superficie. Entre menor cantidad de fluido retorne, mayor será la comodidad.
  • Que tenga buena adhesión sin que las tiras dejen residuos de pegamento al desprender la toalla, pues esto puede repercutir en daños a la prenda íntima.
  • Que se adapte perfectamente a la ropa interior, de esta manera se disminuye la posibilidad de accidentes al estar en movimiento. Para esto es especialmente necesario que el producto tenga alas flexibles.

Las toallas nocturnas se diseñaron específicamente para usarlas durante la noche, pues cubren mayor área de la ropa interior ya que son más largas en la parte posterior, en tanto que las alas, de mayor longitud y flexibilidad, también evitan que la toalla se mueva durante las horas de sueño, siendo adicionalmente recomendadas cuando hay flujo mayor.

Las toallas delgadas proporcionan excelente protección y alta comodidad sobre todo durante la práctica de deportes muy activos, como  básquetbol o fútbol; la única actividad en la que no se pueden usar es la natación, para la cual se recomiendan los tampones.

Los protectores diarios son una buena opción para los últimos días del periodo, y para la utilización diaria ya que evitan la humedad en la Zona V, te mantienen mas limpia y seca, siempre y cuando no olvides que se deben cambiar 3 veces al día.

La toalla que elijas siempre debe ser de acuerdo a la cantidad de sangrado que se presente, y cualquiera que sea debes cambiarla cada 4 a 6 horas independientemente de lo mojada o no que esté, esto nos ayudara a mantener seca la zona V y evitar malos olores e infecciones vaginales.

Comparte
Pregúntale a la Experta