Alteraciones menstruales en adolescencia

Alteraciones menstruales en adolescencia

saba-articulos-alteraciones-menstruales-adolescencia
Saba te informa.

Las alteraciones menstruales son frecuentes en la adolescencia porque están relacionadas con los procesos involucrados en el desarrollo puberal de las niñas. Durante la pubertad los primeros ciclos son irregulares, en esta etapa de la vida la diferenciación de lo que es normal de lo anormal se considera como un reto para los padres y los médicos.

Las alteraciones menstruales constituyen una de las causas más frecuentes de consulta ginecológica en adolescentes, debido a que durante los primeros dos años después de la menarca alrededor de la mitad de las adolescentes presentan este tipo de problemas. 

Posteriormente, entre el cuarto y quinto año después de la primera menstruación, la frecuencia de los trastornos menstruales disminuye, aunque persiste aproximadamente en 20% de las adolescentes. El tipo de alteraciones menstruales en las adolescentes puede abarcar un amplio espectro como el sangrado uterino disfuncional, la ausencia de menstruación y el dolor intenso son las principales. 

Ciclo menstrual normal

El ciclo menstrual se divide en tres fases: la folicular, la ovulatoria y la lútea. Para determinar la normalidad de los ciclos menstruales, se deben considerar tres aspectos: la duración de cada ciclo, el intervalo entre cada ciclo y la cantidad del sangrado durante la menstruación. En cuanto a la duración del periodo menstrual, se considera normal cuando tiene una variación de entre tres y siete días, con un promedio de cuatro. Por otra parte, el intervalo normal de tiempo entre cada menstruación se sitúa entre 21 y 35 días. 

El tercer aspecto y probablemente el más difícil de evaluar, se refiere a la cantidad de sangrado durante la menstruación; en general, el volumen normal total no deberá ser mayor de 80 ml, con un promedio de 30 a 40 ml por ciclo, para estimar la cantidad de sangrado se acepta que la cantidad está en límites normales cuando las adolescentes usan de tres a seis toallas sanitarias por día.  

Tipos de las alteraciones menstruales

Las alteraciones menstruales son trastornos en el ritmo, frecuencia, cantidad o duración del ciclo menstrual; las alteraciones pueden ser únicas o combinadas, es decir, que se presente más de una anormalidad. 

Alteraciones del ritmo

La frecuencia de los ciclos menstruales está regulada por la función ovárica y depende de la maduración del folículo, del mecanismo ovulatorio y de la duración del cuerpo lúteo, por lo que un desarrollo folicular anormal con acortamiento de la fase folicular y de una fase lútea insuficiente da lugar a lo que se le llama polimenorrea. Este término identifica menstruaciones más frecuentes, a intervalos menores de 21 días, las cuales ocurren siempre después de la ovulación. Por el contrario, la oligomenorrea (también llamada opsomenorrea) se presenta cuando existe el alargamiento de la maduración folicular, con una fase lútea normal o breve, o bien, una fase lútea prolongada (lo cual es menos frecuente). De esta forma, las pacientes con oligomenorrea son las que presentan menstruaciones con intervalos de 35 a 90 días. 

Alteraciones de la cantidad

El miometrio regula la cantidad de sangre en cada menstruación, al contraerse, produce disminución del aporte sanguíneo al endometrio, así como la proliferación de la capa basal, la cual permite la reepitelización del endometrio. Cuando hay alteraciones en alguna de estas dos funciones puede haber hipomenorrea, que es una menstruación escasa (sangrado menor de 30 mL) que se presenta como gotas y con duración de dos días o menos. Por el contrario, la hipermenorrea es una menstruación abundante (mayor de 80 mL), cuya duración puede ser de siete días o más.

Sangrado uterino disfuncional

El sangrado uterino disfuncional (SUD) es aquel sangrado uterino anormal, es decir, cualquier tipo de trastorno menstrual en ausencia de alguna afección estructural o por enfermedad subyacente; por ello, esta condición se considera como un diagnóstico de exclusión. En la adolescencia es de alrededor de 20%. El principal mecanismo involucrado es la anovulación, que es debida a inmadurez del eje hipotálamo-hipófisis ovario. En los ciclos anovulatorios hay carencia de progesterona; al estar solo presente el estradiol no existe efecto de oposición, lo cual favorece la proliferación endometrial y, más adelante, la hiperplasia. Al haber fluctuaciones en los niveles circulantes de estrógeno (por atresia folicular) se genera la interrupción del crecimiento endometrial. 

La adolescencia es una etapa crítica del desarrollo, tanto el momento de la primer menstruación como los ciclos menstruales iniciales constituyen uno de los fenómenos más importantes para las adolescentes, a pesar de los avances de la medicina, en general, sigue siendo un aspecto que se discute poco. Culturalmente los periodos menstruales se siguen considerando como tabú, por lo que es común que sea un tema que se oculta, a pesar de que existan alteraciones.

Etiquetas
NOTAS RELACIONADAS
Pregúntale a la Experta