Errores que estás cometiendo con tu higiene íntima

Errores que estás cometiendo con tu higiene íntima

saba-articulos-errores-cuidado-intimo
Saba te informa.

Usar métodos de limpieza interna. Tu Zona V tiene sus propios métodos para mantenerse limpia, a través de las secreciones que produce y su flora natural. Usar métodos como las duchas vaginales, la vuelve propensa a infecciones porque elimina las bacterias que actúan como su defensa y puede causarte otros problemas como la Enfermedad Inflamatoria Pélvica.

Permanecer sentada demasiado tiempo. Sí, al permanecer sentada por largos periodos de tiempo, se acumula más calor en tu Zona V, ya que el aire no circula y es más difícil que tu piel respire, lo que puede crear el ambiente propicio para que se generen infecciones. Lo mejor es que te des algunos minutos para estirarte y caminar un poco.

Usar ropa inadecuada. La ropa de materiales muy gruesos, de telas sintéticas o muy ajustada, también causa que la piel de tu Zona V no respire adecuadamente y que guarde mucho calor. No te decimos que te deshagas de toda tu ropa, pero trata de alternar tus outfits (no todos los días uses jeans súper pegaditos) y procura que tu ropa interior sea de algodón al menos en su puente.

Lavarte con jabón común de barra. Para poder mantener alejadas a las bacterias, el pH de tu Zona V debe mantenerse ácido, pero los jabones comunes de barra normalmente tienen un pH básico. Además, por su fórmula pueden dejar residuos, lo que tapa los poros de tu piel y te provoca granitos. Lo recomendable es que uses un jabón íntimo, ya que están formulados para fortalecer las defensas naturales de tu Zona V y mantenerla balanceada.

Rascarte cuando te da comezón. Existen condiciones como la resequedad vaginal que pueden provocarte comezón y aunque rascarte puede ser muy tentador para aliviar el malestar, esto sólo irritará más tu piel provocándote más comezón. Una forma de calmarla es hacer presión con una compresa calientita, aunque si persiste o viene acompañada de otros síntomas, lo mejor es consultar a un especialista.

Automedicarte o autodiagnosticarte. Sí, conocer tu cuerpo y entender de que van los síntomas que se presentan es muy importante, pero esto sólo debe servirte como una referencia para poder detectar cuando algo no va bien. Considerando que todas las patologías son diferentes y que nuestros cuerpos tienen distintas reacciones, lo que le funcionó a tu amiga puede no tener el mismo resultado para ti, o al usar un remedio casero puedes provocarte algún malestar como irritación.

Acudir con un ginecólogo es básico para que te dé un diagnóstico correcto y tratamiento oportuno,

No cambiarte la ropa del gym. Los hongos son una de las causas más comunes de infecciones. Un ambiente húmedo y cálido es ideal para que se desarrollen. Lo mejor es que tomes un baño al terminar tu sesión, ya que además de refrescarte te ayudará a evitar riesgos.

Meterte a nadar inmediatamente después de depilarte. Independientemente del método que elijas, la depilación deja tu piel muy sensible. El cloro (en el caso de las albercas) y la sal (en el caso de la playa) pueden irritarla o provocar que un poro se infecte. Lo mejor es dejar pasar unas 24 horas.

Evitar estas situaciones te ayudará a sentirte limpia y cómoda en todo momento, pero si detectas algo fuera de lo normal o tienes alguna inquietud, no dudes en consultar a tu ginecólogo.

Resuelve todas tus dudas sobre la salud de tu Zona V con nuestro ABC de cuidado íntimo.

Pregúntale a la Experta