¿La apariencia de mi periodo es normal?

¿La apariencia de mi periodo es normal?

Saba te informa.

A veces podemos tener la noción de que el periodo sólo debe ser rojo, pero lo cierto es que su color varía dependiendo del día de nuestro ciclo en el que nos encontremos. También debemos considerar que no está totalmente constituido de sangre, pues contiene algunos otros tejidos, producto de la descamación del endometrio (la capa interna del útero) y el sangrado de los vasos que lo alimentan.

Esto da paso a heridas o vasos sanguíneos rotos, pero la cicatrización comienza de inmediato en las zonas que ya quedaron libres mientras que en otras se sigue desprendiendo.

La función de este desprendimiento es que el endometrio “se renueve” constantemente, para tener un ambiente adecuado cuando exista un óvulo fecundado que vaya a aprovechar sus nutrientes. A continuación te explicamos a detalle los colores y consistencias que puedes detectar a lo largo de tu periodo.

Color

  • Negro o marrón: En la mayoría de los casos, el ciclo puede comenzar con un color muy oscuro (de marrón a negro) que se trata del flujo “más viejo”. Esto puede ocurrir cuando el endometrio no se desprendió por completo en el periodo anterior, por lo que se acumula en el siguiente ciclo y es lo primero que se desprende. Esto es totalmente normal y no debes preocuparte.

También es probable que veas que tu flujo se oscurece al final del periodo, ya que el flujo de sangre es menor y al ralentizarse, tiene un trayecto más largo hasta salir de la Zona V.

  • Rojo vivo: Este es el recubrimiento del útero más nuevo, por lo que a menudo sigue a la expulsión del endometrio “viejo”. Dado que los vasos sanguíneos que lo alimentan están sangrando directamente, sale de tu cuerpo con mayor velocidad y no tiene tiempo para oscurecerse. Si tu flujo tiene este color la mayoría de los días, tampoco debe preocuparte, sólo significa que tu endometrio se desprende de manera continua y estable.
  • Rojo transparente: Es un plasma sanguíneo cuya función es contribuir a la cicatrización de las paredes endometriales y aparecerá en menor cantidad.

Consistencia

  • Coágulos: Este es un síntoma de los flujos abundantes. Cuando hay sangrado abundante, el cuerpo produce anticoagulantes para prevenir la coagulación de la sangre, pero durante los periodos muy pesados este mecanismo no tiene suficiente tiempo para funcionar.
  • Consistencia gelatinosa: Este puede ser el flujo que se mezcla con la secreción del cuello del útero. Esta secreción está presente normalmente en la Zona V y cuando se mezcla con el periodo puede tener una textura similar a un gel resbaladizo.
  • Ligero: El flujo que es más ligero y moderado impide la coagulación, por lo que tiene una consistencia más líquida.

Recuerda que si detectas alguna señal irregular es muy importante que consultes a tu ginecólogo.

Comparte
Pregúntale a la Experta