Verdades y mitos del flujo vaginal

Verdades y mitos del flujo vaginal

saba-articulos-verdades-y-mitos-del-flujo-vaginal

Saba® te informa.

La secreción vaginal o flujo, es un fluido lubricante generado por la membrana mucosa. Esta genera lubricación de forma natural que se vuelve blanca o amarilla cuando se expone al aire. Nuestro flujo cambia de color y consistencia a través del ciclo, y esto es completamente normal. Sin embargo, es un hecho que aún existen muchos mitos sobre él, así que te contamos algunos de los más populares para dejar la desinformación de una vez por todas.

Mito: El flujo significa una infección.

¡Falso! Como te cometamos, el flujo es una lubricación normal y necesaria generada por nuestro cuerpo. El flujo contiene moco cervical, células muertas y bacterias benéficas que mantienen la vagina libre de infecciones. Si aún no conoces los síntomas de las infecciones vaginales, te dejamos este artículo para que te des una idea.

1

Mito: El flujo vaginal huele a pescado.

¡Falso! El flujo de ha asociado erróneamente con el “olor a pescado” sin embargo, esta es una creencia totalmente falsa. Cada vagina tiene su propio olor y esto es totalmente normal. Este mito nace de las infecciones vaginales, cuando estas aparecen alteran el olor tornándolo desagradable.

2

Mito: El flujo solo aparece en los días fértiles.

¡F A L S O! Las descargas vaginales son completamente normales a través de todo el ciclo menstrual y cambian dependiendo la etapa en la que esté.

3

Mito: Las mujeres embarazadas no tienen flujo.

¡Falsooo! La realidad es todo lo contrario, durante el embarazo el flujo vaginal tiende a aumentar debido a que el cuerpo está haciendo su mayor esfuerzo por mantener alejadas a las infecciones.

4

Mito: La alimentación afecta el flujo.

Súper cierto. La alimentación puede influir en el olor del flujo.

5

La realidad es que el flujo es un proceso súper normal de nuestro cuerpo que nos ayuda a mantener la vagina humectada y libre de infecciones, que al igual que nuestro periodo nos acompañará a lo largo de nuestra vida fértil. Si después de esta información el flujo sigue preocupándote, recuerda que puedes utilizar protectores diarios que te ayudarán a mantener la Zona V libre de infecciones.

 

Pregúntale a la Experta